Search
  • Distrópika

Marta Jazmín García






Último día


Si la palabra es un troquel

del infinito

y así nos fuimos repitiendo

en pequeñas formas

desiguales.

Si somos heridas

que coagulan el retorno,

epigramas convexos,

tácitos subterfugios

que se agotan.

Si somos el listado de nombres

y la hora exacta

de un desprendimiento:

—Hágase el principio.

—Hágase la nada.

El mundo

siempre ha existido

por una palabra.






En suspenso


Hay una cierta gradación

en los lamentos.

Como un cuerpo

que es más pesado que otro

o una ausencia más hueca.

Se habla incluso

de fechas específicas:

nacimiento

espesor

caducidad

muerte prematura.

La memoria es una cercanía

en suspenso, que sonríe

sus tristes anaqueles.

No sabemos el peso del dolor

hasta que un día

no pesa.






Lecciones de lectura


La primera vez

que me enamoré de una palabra

tenía menos de cuatro años.

“Arista”, leí con dificultad

porque apenas aprendía con mi hermana.

A esa edad, el mundo ya me parecía

muy extraño.

Fueron los colores en la tapa del disco

o el nombre de una compañía

de música.

Mi madre decía

que algunos objetos, como esos

no son para los niños.

Que muy adentro,

un círculo siempre se sostiene

con palabras.

Mi madre, que sabía llorar

y estar despierta.

Conserva esta canción

en sus retinas.





Trasueño



I

El salmista guardó su cuaderno

y se echó a dormir entre las piedras.

A la hora siguiente,

soñó con escorpiones

pero no tuvo miedo.

Creció escuchando profecías

con artrópodos:


"Son metáforas del estupor

que sale de la tierra."

II

Tener esa inscripción de la herrumbre

prolifera tu estirpe.

Pierdes la noción de perder

y descubres que tu mano izquierda

es un surco de semillas de plata.

Las cosas en el desierto

tienen otros nombres.

No todo pertenece a la vigilia.

La sed es el verdadero río,

por ejemplo.

III

Capítulo primero:

un salmista que reposa

entre aguijones

soñó la plenitud

que escribirá

al otro día.

Marta Jazmín García (Puerto Rico). Su primer libro, Luz fugitiva, fue galardonado y publicado por Ediciones Callejón (San Juan), en el 2014. Se dedica a la enseñanza de la literatura a nivel universitario y forma parte del programa de Lengua española y sus literaturas, de la Facultad de Filología, de la Universidad Complutense de Madrid. Estos poemas pertenecen a El único refugio son los párpados (El Taller Blanco Ediciones, Bogotá, Colombia, 2020) su más reciente publicación, una antología que reúne poemas de su primer libro y de los poemarios inéditos El sitio del relámpago y Antimateria.




85 views0 comments

Recent Posts

See All