Search
  • Distrópika

Poemas de Ender Rodríguez


POEMAS NI TAN BREVES / ADREDE


A veces cabro,

me persigue la in-cordura.

. . .

La eternidad podrá apalearme

eso es seguro, pero la nada no.

. . .

Ser cosmólogo a destajo y por sesiones

es más rentable que ser poeta.

. . .

Me escribo y des-escribo

rimbombeando la existencia

esperando domar la rima,

saltearla con espasmos

de oes y haches, de hiatos,

y así mismo

me quedo al final

sin saber qué o para qué

escribir.

. . .

Una vez me dijo una tal Federica Blum:

-Es usted muy hermoso, parece una suerte de calavera

que en flores se derrite sobre patatas de humo-.


Me sonreí y bañados en vino

dormimos desnudos en un lindo cementerio

donde había muerto 100 años atrás

una tal Federica Blum.

. . .

En las ruinas de un poema

se encuentra mi botella vacía.

. . .

De niño solía

charlar con las piedras

camino a casa

Persiguiendo unicornios ciegos.

. . .

Hago pilates con un libro.

. . .

Escribo para escapar de los deportes

y para huir de mi madre.

. . .

Seré los libros que no leí jamás.

. . .

Hasta las rocas tienen un alma que perder.

. . .

Algunos dicen que en la luna sólo hay bolas de golf.

Yo creo que allí se cultivan guerras bacteriológicas divertidas.

¿El Covid heredará la tierra?

No lo creo.

Al final de todos los finales se iniciará una gran perorata de todo esto.

¿Quién será el dueño de los virus del futuro?

¿Cuál devorará a cuál y quién a qué?

Pero no os preocupéis pequeño saltamontes –dijo mi ancestro ambiguo– siempre habrá circos que vendan las entradas y alguien se divertirá, aplaudiendo implacable: plaf, plaf, plaf.

Alguien lo hará.

Recuérdalo.

. . .

Detrás del arco iris no hay nirvanas de cereal o autopistas de oro.

Detrás del arco iris solo hay agujeros blancos para no morir jamás.

. . .

“Pinta un bosque consonántico y piérdete en él como verbo extranjero” me dijeron.

Y de paso, vomita conejitos, anda y vuélate la tapa de la tapa.

. . .

Yo mismo soy ese poema,

sin palabras.

. . .

Los perros dicen que no tienen alma

los árboles.

. . .

La caca del loco es faramallera y surreal al extremo

es sutilmente cutre y hasta ruidosa papanatas.

No hay nada como la caca del loco.

. . .

Echar fuego a todo e irme

Ya no es mi religión.

. . .

Anda Julia como de mí,

esta buena carne es agria

y es eterna.

Tiene tentáculos y venas y trocitos in-saborizados,

anda come pero, dame de tu sexi páncreas,

tu plexo y coxis.

Anda ambos comámosle

en comuna.

Anda

o ándate.

 

Ender Rodríguez (San Cristóbal – Venezuela, 1972) es escritor y artista multidisciplinario. Licenciado en Educación Integral. Ha publicado: Cantos del origen (2001, CONAC); El sofá de Beatrice (2006, CENAL); Primavera cero (IPASME, 2007); Creactivo I (BARIQUÍA , 2007); Rabo de Pez, Nuevos idiomas en la creación (FEUNET, 2014), Entrecruzamientos (EAE Editorial Académica Española, 2015), Ex sesos y asa res Borrones para textos no tan perversos (CENAL, 2016), El Blues de la Parca - cuentos grotescos (AMAZON, 2017), Creactivo II (AMAZON, 2017), Poemas Absurdos (LP5 Chile, 2020), VISO Poesía visual, objetual y collages en Venezuela (SABERULA, 2020) y Mi mapa será un diluvio (Petalurgia - España, 2021), entre otros libros publicados en internet, y en físico –en preparación- y como coautor. Maneja el blog

www.enderodrigueznomeempoeme.blogspot.com


70 views0 comments

Recent Posts

See All