top of page
Search
  • Writer's pictureDistrópika

Poemas de Gaddiel Francisco Ruiz Rivera

Updated: May 26



QUERIDA D,

Madre,


nuestras vueltas al mundo se cumplen


cerca la una de la otra,


tus palabras fueron coces fuertes


me echaron temprano a andar


sobre las oraciones


antes de aprender a embestir, madreselva


me llevaste a las aguas buenas a ver


correr los pájaros en calles hiladas por el viento


la represa, los derrumbes, las montañas rojas


vistas verde siempre


madre, gracias


por las puertas que me abriste al Abrazo


por traerme a este mundo de mares y peces saturados


por proteger los pasos de mi cencerro hacia la Duda


por tolerar sin remedio que evite cuidados afanosos


yo sé, madre


que protegemos un pastizal imaginario y un proyecto enorme


para que nuestros corazones mínimos


se reencuentren como dos pájaros libres


en este mundo curtido donde celas


mis venas, mis pájaros, mis días,


nutres mis alas heridas con alimento de amor


cuando aterrizo,


tramas en cada sol nuevos zorzales de enormes cantos


presientes los presagios perfectos


te anticipas a la esfinge con ideas caribeñas sobre el fuego,


¡el mundo está en ti misma!


sobornas al tiempo que tardan las verdades en echar raíces


y cuando caigo en el vacío de las estrellas


-constelado me siento sin regreso-


me abres al sol las puertas


en que todos los días me despido 


porque sabes que tengo vuelos, nidos, migraciones


porque sabes dar agua a la tristeza sin quitársela a tu risa


porque tienes el ciclo solar del pitirre encapuchado


un pico cahuvial,


un pecho robusto que respira por todes


un ánimo a ciegas que me empuja y cruje miedos


me haces saltar las cercas, embestir el polen de las flores


y abrazarte con el mundo en mí mismo.

 

A VECES


A veces olvido escribirte, amigo

que te quiero

en las paredes blancas y en los cielos negros

en los saltos de los gatos callejeros

y en los humos verdes donde flotan los días

que traen, pájaro tras pájaro, las pajas del nido,

beben de las venas que corren la cuneta

allí, donde está la vida en la ciudad, te quiero

pero a veces olvido su siniestro

la muerte en la ciudad también es verso cierto,

suerte que encuentro los caminos a casa

al nido de tórtolas en la biblioteca;

a veces recuerdo tus nombres, amiga

recuerdo que cuento contigo para números y ovejas

para imprimir “te quiero” a mi amigo en una pared blanca

a veces tengo miedo, el de siempre

de encontrar una encerrona

la palabra hiriente en la boca de alguien-

por asuntos de decoro la violencia está mal distribuida-

cabizbajo, bajo el yugo de tragarme un nudo, qué decir

es una daga, una internalización de los temores nuevos

un golpe inesperado de la gravedad que me rebaja al suelo

aunque se sienta igual que flotar en un espacio abierto,

no es un impulso interno de morir o vivir

como si las reses pastaran en un cenicero de anillos planetarios

y un cazador astronauta nada

sigue la caravana de cencerros con su cuchilla de piedra galáctica;

amigues, por el amor que me comparten mis amantes

a veces olvido que tengo vih

a veces lo recuerdo, como cuando llueve

y quiero que me caiga a cántaros el cielo

y quiero que la ropa sea viscosa savia del ambiente

nado a trote alegre en los chubascos

juego a vivir en cada nube que se derrama

me detengo y pienso, no siempre pudo ser así

y pienso, a veces recuerdo que hay palabras hirientes

y que casi no las encuentro,

hoy, todavía, no para todos es el mismo lunes

se me enmohece mi versión de espadalabra

por andar con los brazos prestos, tan abiertos

solo soy un buen muchacho

me tomo mi tiempo en mi café con cenicero

anillos donde recuerdo a veces, amigx

que te quiero

 

LUCIFERASA


la luz en sí misma lucífera

se despierta quebrada por su oficio

torna los árboles en aliento que alucina

ramas abiertas de par en par, ápice amarillo;

cruzo la cara intermitente de un semáforo apagado colgante taciturno

allí el aquí, el allí, el también, el mismo sitio

no mires la luz porque ensordece

no creas los proverbios de la planta prohibida

el himno de espadas y banderas de elefantes

plántalo al revés en tus palabras nuevas:

¿cuándo quema el sol como un dedo íntimo?

¿por qué le toma tanto al tiempo llegar en bicicleta?

¿quién alimentará la luz?

la luz en sí misma lucífera

 

BAJITO A PITORRO


que hasta los muertos desentierra y dicen que sí

-Rita Indiana


ya sin selvas

muertas las madreselvas

ya sin los hijos de las hijas tomadas

sin la danza y el canto con la retahíla

de cuentos y flagelos

con un himno que convierte guerras en jarras

donde los mosquitos se echan la siesta de Baco

olvidamos magia por migaja;

suerte que en algunas esquinas

el agua arde, vuela la Yaboa y sorprende

el mar nos hace cucharitas de refresco

en un campus, en un vertedero;

perdimos el miedo a los colmillos

unos de los otros

como cuando no pasa nada

y el encierro te apesta a humedá

y tienes que salir hacia los techos luminosos

que palpitan al fondo de la calle

donde el aguardiente nace del fango

para ahogar un elefante Azul de río

curando el tarro de los peces de colores

para que no les salga el aire que beben de la trompa

un cántaro fantasma que se mira

los huesos para recordar el misterio

de su Nombre, la Ley Mojada

en honor a la madre tierra

que tiene un tufo a caribe moderno

                                                               ya sin selvas

 

Gaddiel Francisco Ruiz Rivera (Vega Baja, 1991) es escritor, editor, artista y profesor. Ha publicado los libros Via crucis de la otredad (2012), Reptura de agua enchufada en una isla (2015), Remedios crónicos para enfermedades caseras (2016), lógica escata (2017), De raíz (2022) y Teoría del ave en mano (2023). Publicó en el 2023 una edición crítica de Zoopoligrafía de José G. Padilla con Editorial Tiempo Nuevo. Dirige mensualmente la Peña Ponimágica, un encuentro de artistas enfocado en la comunidad lgbtqi+. Participa activamente de la escena kiki del Ballroom Boricua como madre de la casa House of Puns. Actualmente, se educa de forma autodidacta sobre el acuarismo, la educación canina, la fotografía y dibujo científico animal.


217 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page